miércoles, 7 de diciembre de 2011

Mire alrededor

Dificil situacion si tanta tentacion se afronta
Papa en el bar volvio a jugar, mama frente a la caja tonta
y la familia se desmonta como un tente
mientras los hijos con mala gente charlan en el bar de enfrente.

Transformacion del buen chico en delincuente,
broncas y riñas, lees entre las lineas de mis lineas siempre.

domingo, 4 de diciembre de 2011

Porsiaca.

Piensa lo que te de la gana, ni siquiera lo sabré, opina de mi lo peor que se te pueda pasar por la cabeza, intenta odiarme, es más, odiame, pues yo misma me odio, pensaba que aquello era más fuerte que un naufrago, al menos eso contabamos, al menos eso creiamos, no se si volveremos a vernos, por mucho que nos miremos, algo de lo que antes estaba completamente segura, pues tu eres mia y yo soy tuyo y si veo que algo me inspira huyo, ¿no? já, huir, que facil y sencillo, acudiendo a otras musas desqueridas, vaciandonos los bolsillos, llenandome de vacio, llenandonos de tal vacio, da igual, si fue por pito o por flauta, ni quiera importa. Importa que recuerdes, poder abrir ese puto cajón y mirar debajo, y que seas lo bastante valiente, que llores, no de tristeza, de felicidad, de aquella inefable felicidad, que mires encima del anaquel de tu cama, y lo recuerdes con una sonrisa en la cara, que sientas las llamas, todo lo demás da igual, si puedes volver atrás con tan solo destapar una caja roja, no creo que quieras hacerlo, yo ni siquiera me permito recordar, que ironico, no creo que tenga que decirte nada, ni pedirte, ni siquiera que explicarte me conoces bien, lo sabes, incluso mejor que yo misma.

La luna ya se oculta bajo un manto de cristal

Recoge las promesas, guardalas en tu cajón y no
las saques mientras duelan.

jueves, 1 de diciembre de 2011

Lo que guardemos de hoy.

Sé que llego tarde, no pasa nada, esta noche las estrellas no se apagan, hoy miro al cielo, me veo a mi mismo, ha pasado mucho tiempo pero sigo siendo un crio. Espero que te acuerdes de cada tarde, que recuerdes mi amor como el de nadie, que no me falles ni me digas que no importo, que todo fué mejor cuando empezaste con el otro. Soy consciente o inconsciente si lo pienso, esclavo del arrepentimiento, que ya no veo los abrazos que decías, me jode enamorarme viendo tus fotografías. Una caricia bajo esta luna media, parte de tu ser late y se conserva, si tú supieras todo esto vida mía, volverías a creer en lo precioso de esos días. No sé que jode más si verte o recordarte, cuanto menos diste más pude yo amarte, dedicandote estos versos y una pulsera vieja con tu nombre en el reverso. Pero que más dá, ahora que importa, pasión que brillaba en nuestras dos copas, cada nota que sonaba dejaba un tono triste, la vida no me sacia desde que te fuíste. He comprendido muchas cosas pero nunca dejé de ser sincero en todos mis tequieros, y sin dinero hice lo que me pedías, te traje tus deseos mientras tú dormías. Nada nos separa más quisiera, vendería mis heridas si pudiera, quizás te odie pero no puedo engañarme, sigo amandote como aquella noche prometí, el sol está apagado, las nubes lo recubren, siento cada día como se repite un lunes, es complicado lo que siento, las lágrimas infieles ahora escapan por momentos. Que són solo tonterías me decías, que yo era tuyo y tu eras mía o eso creía, la vida nos señala en el espejo, reflejando cada piedra que lanzamos mar adentro, por tí, por mí, por los dos, por él, por mi bien, por el tuyo, por el futuro que siempre juntos habiamos soñado, no hace falta rimar para decirte que te amo. Vamonos juntos, dile a el que no comprende, que el destino ya elegió en aquella noche de noviembre, vamonos sin nada solo nuestras miradas, yo te espero, mi luna blanca...